jueves, 15 de agosto de 2013

Los materiales producidos por los estudiantes mejoran en cantidad y calidad (por ejemplo: los estudiantes que antes apenas redactaban, ahora se expresan con soltura, los estudiantes han aumentado la cantidad de ideas propias incluidas en sus materiales, los materiales están mejor organizados, etc.)

 Estos deben ser los resultados finales y que reflejan un mejor aprovechamiento de las TIC.

Ciertamente, para alcanzar esos resultados el proceso es complejo y necesitamos una lista de indicadores que nos ayuden a detectar si las acciones que se llevan a cabo están contribuyendo a esos logros. Estos indicadores no sólo se refieren a los estudiantes, incluyen también a los docentes (por su contribución esencial en el proceso) y a la institución educativa en su conjunto, en la medida que la mejora de infraestructura, de actitudes y de espacios de aprendizaje converge en esos logros mencionados.








No hay comentarios:

Publicar un comentario